21 feb. 2010

Las Tablas de Daimiel. En busca de la luz.

Mientras el agua se derrama por los cuatro costados en el PN. Las Tablas de Daimiel: en la zona sudoeste la presa de Puente Navarro no puede impedir que el líquido la rebase y el río Guadiana  corre alborozado  hasta el molino de Flor de Ribera y pronto terminará inundando la zona que rodea la fortaleza de Calatrava la Vieja (s. XIII) en el término municipal de Carrión de Calatrava (C. Real); mientras el agua va inundando los  paseos de  tierra que permiten a los visitantes acceder por los itinerarios establecidos hasta los miradores;
cuando el agua no deja de subir hasta lamer la pasarela más nororiental del Parque hasta el punto de haber inundado uno de los miradores de la Laguna Permanente; mientras el agua, que no entiende de barreras ni de límites interesados, sigue cubriendo  los caminos perimetrales del Parque, y, algunos de los carteles y postes de nivel han quedado cubiertos hasta desaparecer de la vista por la cantidad de agua que se está dando con esta imprevisible situación; cuando el agua del río Azuer crece con las últimas lluvias y se ha vuelto a desbordar en el Carrerón y al altura de la Granja Escuela (primeras edificaciones de Daimiel) para terminar vertiendo sus aguas en el cauce del Guadiana que las lleva río abajo hasta unirse en Griñón con las que vienen río arriba provenientes del Parque, cuando todos estos acontecimientos han superado nuestras expectativas sólo nos queda ver su nivel subir y creer en su rápida recuperación;
cuando la naturaleza nos ha regalado, con este un inusitado proceder, un atracón de alegrías a unos y un empacho de  penas a otros; yo, busco la luz. Una luz especial que me permita conseguir una serie de fotografías con las que transmitir en una imagen, la idea que concrete los sentimientos que me despiertan Las Tablas en la situación actual.
Para otra ocasión quedan otros reportajes que estoy preparando; como por ejemplo: las casillas de pescadores; los molinos hidráulicos, las obras que se están realizando en el Parque y aledaños para mantenerlo con un mínimo de hectáreas encharcadas cuando este ciclo de lluvias acabe y venga las terribles sequías.
Un reportaje a Julio Escuderos, con quien ayer pasé un buen rato hablando de Las Tablas, de la vida, al calor de la lumbre es su casilla; quien me indicó que me ayudaría a conseguir fotografías de un águila imperial, y me tranquilizó y me animó a esperar para ver las garzas, los cormoranes, los martinetes; ... "ten paciencia, todos vendrán, no tengas cuidado"