17 feb. 2010

Guadiana. El río que no era.

Hasta hace unas décadas se creyó que  el río Guadiana nacía en las Lagunas de Ruidera, desaparecía a pocos kilómetros de Argamasilla de Alba y volvía a resurgir en los Ojos del Guadiana, en el término municipal de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real)
En la literatura hay pasajes tan alucinantes sobre la formación de este río como el que relata M. de Cervantes en el capítulo  XXIII de la segunda parte del Ingenioso hidalgo D. Quijote de la Mancha (*).
Hoy parece aceptarse la teoría de que el Guadiana que formaba Las Tablas cuando se juntaba con el Gigüela nacía en los Ojos del Guadiana y el otro es el  Guadiana Alto.
La imagen superior muestra la zona exacta donde brotaba el agua cuando el nivel freático del Acuífero 23 superaba el terreno.
En la imagen de abajo se observa uno de los manantiales u "ojillos" por los que el agua salía a la superficie.
Estos surtidores, denominados en la zona "ojos" u "ojillos" dejaron de manar en 1985. Desde entonces el Guadiana está seco. Sólo en época de intensas lluvias como este invierno de 2009/10 y en los de 1996/97 el rió Guadiana lleva agua gracias a los aportes de su afluente el Azuer, agua que recoge ocho Km. más abajo de su nacimiento. Con un déficit de 3.000 Hm3 y el agua del acuífero a una profundidad de 30 m. aprox. me parece imposible que el agua vuelva a brotar por estos surtidores.
Imagen de septiembre de 2009 que muestra el lugar donde nacía el río.
La importancia del lugar lo demuestra que desde la Edad del Bronce han sido habitadas y aprovechado sus innumerables recursos. En la imagen se aprecia una motilla construida escasos dos Km. de los Ojos. Eran construcciones circulares de piedra de entre 4 y 10 m. de altura y hasta 50 m de diámetro que servían de vivienda. A lo largo del río se han hallado varias. Dentro del PN. de Las Tablas existe otra en la llamada isla de las Cañas. Unos kilómetros más al oeste se está restaurando la motilla del Azuer que se puede visitar previa cita.
La falta de agua hace que el terreno se comprima y termine cediendo y hundiéndose, como se aprecia en la imagen que muestra una zona a 5 Km. del nacimiento del río Guadiana cercana al  molino de Zuacorta.
La anchura que podía adquir el río en esa zona podía superar los 200 m.
En la imagen superior se muestra las peculiaridades del terreno sobre el que discurría el río: calizas y yesos pricipalmemnte.
Una vez que se canalizó el cauce del río por la "Ley de 17 de Julio de 1956 sobre saneamiento y colonización de las márgenes de los ríos Guadiana, Záncara y Cigüela y afluentes"  se pudieron cultivar miles de hectáreas. En esta imagen muestra una zona que se utilizó en los años 60 para sembrar y recolectar arroz.
Desde Zuacorta hasta el siguiente molino, La Máquina, el río presenta un perfil más encajonado, pero sigue seco. A partir de aquí el agua que discurre por  el río Guadiana es la de su afluente el  Azuer. En la imagen superior, tomada a primeros del mes de enero pasado, se muestra la unión del Guadiana con su afluente.
El agua del río Azuer que corre por el cauce seco del Guadiana alcanzó el molino de Griñón, al tener esta parte más altura el agua  quedó estancada a la espera de que le llegue, río arriba, el agua de Las Tablas.
Las aguas de lluvia, las del río  Gigüela y las de la tubería del trasvase que ya han inundado el Parque por completo se vuelven, por la contención de la presa de Puente Navarro, y fluyen en dirección al  nacimiento del río.
La imagen superior realizada esta mañana  muestra el estado del entorno de Griñón.

A la vista de los comentarios que ha suscitado esta entrada he creído conveniente  añadir el enlace que me ha aportado Yop2 de un estudio sobre el Origen del Guadiana, desvelado tras dos mil años de discusiones. Habida cuenta de que hay intereses demasiado "espurios" sobre la conveniencia del nacimiento de este mitológico río agradeceré cualquier información para que quienes desconocemos los procederes científicos sobre este tema podamos aclarar un poco los conceptos. Gracias a tod@s

(*)...que ahora, en el mundo de los vivos y en la provincia de la Mancha, las llaman las lagunas de Ruidera; las siete son de los reyes de España, y las dos sobrinas, de los caballeros de una orden santísima, que llaman de San Juan. Guadiana, vuestro escudero, plañendo asimesmo vuestro desgracia, fue convertido en un río llamado de su mesmo nombre; el cual cuando llegó a la superficie de la tierra y vio el sol del otro cielo, fue tanto el pesar que sintió de ver que os dejaba, que se sumergió en las entrañas de la tierra, pero como no es posible dejar de acudir a su natural corriente, de cuando en cuando sale y se muestra donde el sol y la gente le vean. Vanle administrando de sus aguas las referidas lagunas, con las cuales, y con otras muchas que se llegan, entra pomposo y grande en Portugal.