12 mar. 2012

Correlimos tridáctilo

Ante la perplejidad que imponen los tiempos, por lo menos a mi así me sucede; ante la impotencia que me produce no saber porqué no puedo hacer comentarios en otros blogs, ni siquiera contestar los que recibo en el mio desde hace un par de semanas me libero contemplando especies que están de paso, que no es fácil verlas.
Estas aves que se entretienen unos días en sus periplos aprovechando el magnífico estado actual de nuestras lagunas, y no uso el adjetivo magnífico nada más que para subrayar la cantidad que no la calidad de sus aguas, serán, estos días venideros de primavera, una gozada para los amantes de la ornitología y también para quienes se identifican con la defensa de la naturaleza porque la entienden como el bien más supremo que se debe gestionar pensando más en el futuro que en el presente. Estas aves consideradas raras   en su constante ir y venir nos regalarán unos instantes en los que llegaremos a sentir la emoción que transmite la belleza de sus formas,  la delicadeza de sus plumajes, la dulce inocencia de algunas de ellas, como este precioso correlimos tridáctilo que fotografíe el pasado viernes que casi se deja acariciar.