28 ene. 2009

siempre quise Vivir en un bosque...


El taray es un árbol originario de Eurasia y África que se desarrolla en las riberas de los ríos y lagunas de carácter salino creando a veces pequeños bosques en galería. Las especies que se encuentran en Las Tablas son la Tamarix canariensis y la Tamarix gallica. Se desarrollan en zonas con periodos intermitentes de escasas lluvias y prolongadas sequías de tal modo que si  permanecen unos pocos años en una zona inundada terminan secándose.

Estos arbustos caducifolios que si desarrollan adecuadamente adquieren dimensiones de árboles  tienen unas formas sorprendentes; su tronco desde la misma base comienza a separarse en largas ramas que se retuercen hacia los lados.
De diminutas hojas y pequeñas flores es en primavera y verano cuando florecen cubriendo la parte exterior de sus ramas con grumos de  pequeñas flores de tono blanco rosáceo.
Los tarayes resisten bien los incendios ya que sus largas raíces se hunden buscando las aguas subterráneas por lo que quedan intactas al efecto del fuego y pueden volver a seguir aportando  sustancias para que el tronco se regenere.   
Es el hábitat perfecto para gran cantidad de aves, principalmente paseriformes, aunque el búho chico y el búho real lo utilizan como posadero en las noches para esperar sus presas.
El bosquete de tarayes de la isla del Pan ofrece un paseo misterioso y placentero y siempre he deseado vivir en un bosque como ese.