6 jun. 2009

Tarayes.

El Bosque de Tarayes se está deteriorando más deprisa de lo que sería de desear debido a que el agua no llega hasta esa zona desde hace años. Eso está ocasionando que no haya una sustitución natural entre los árboles más viejos, que terminan muriendo, y los más recientes que no encuentran las condiciones propicias para su total desarrollo. 

La poda intensa que se  ha realizado en algunos de los ejemplares más deteriorados pretende evitar que las ramas (que han adquirido un gran tamaño) puedan desplomarse sobre los visitantes, pues, se debería saber que el paseo por el bosquete está permitido y además es uno de los lugares más sorprendentes del parque.

Los tarayes adquieren formas tan singulares como se aprecian en la imagen.

Hoy por hoy en el Parque han proliferado muchos los tarayes  encontrándose  dispersos a lo largo de las anteriores zonas  inundadas. Para que se den las condiciones adecuadas para su desarrollo y poder formar los preciosos bosquetes como el de la isla del Pan necesitan muchos años dándose las condiciones climatológicas típicas de esta zona: irregulares y escasas lluvias con periodos más intensos que provocan inundaciones y largas etapas de sequía.