11 jun. 2011

de canasteras y chorlitejos.

En la fotografía de aves el elemento sorpresa se da en ocasiones y resulta  de lo más emocionante. Esta canastera no estaba entre los propósitos fotográficos de aquella mañana. Pero allí llegó, y, se posó tan cerca...
Lo mejor fue descubrir como delante de mi escondite, a última hora de la tarde, un grupo de canasteras  acudieron  a darse un baño y descansar después de un ajetreado día de volar de allá para acá buscando el sustento que tienen fácil conseguir gracias a la cantidad de agua que aún tienen las lagunas y charcones que hay por muchos sitios.
Esa mañana mi intención era fotografiar alguno de los incontables chorlitejos que en los bordes de las lagunas se pasan el día picoteando.
La sorpresa viene cuando no se es experto y hay que realizar una detallada observación para saber cuál es cuál de las diferentes cuatro especies de chorlitejos que es posible ver por estos lares.
La cosa se pone fácil si se tiene la suerte de que, ante la sorpresa que les causa el intruso que los quiere fotografiar, se detienen por unos instantes de su constante ir y venir. Obsérvese como el chorlitejo grande tiene el collarín y el antifaz más grande y oscuro que el chico, además del tono del plumaje de la espalda y las alas. Al chorlitejo chico es fácil distinguirlo por el amarillo dorado de la parte exterior del ojo.
En cuanto no perciben peligro siguen con sus tareas cotidianas, entre otras: el chorlitejo grande hace huir al chico de su zona de influencia.
...y el chorlitejo chico la emprende con quien ha invadido su terreno.
Y aquí viene mi duda, no se si está espantando a un chorlitejo dorado o es un juvenil de chorlitejo grande. El chorlitejo patinegro creo estar seguro que no es. 
A ver si esta foto sirve para su identificación.
Gracias de antemano.