21 may. 2009

Salvemos Las Tablas.


Mal rollo.
Estos días estoy siguiendo con espectación las noticias que se generan con el tema del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel.
Quiero dar mi opinión al respecto de algunas de esas noticias.
Una. La prensa provincial recoge las declaraciones del alcalde de Villafranca de los caballeros (PP) en las que se defiende de la acusación de robo del agua que discurre por el Gigüela en dirección a Las Tablas por parte del alcalde de la localidad de Daimiel (PSOE) en cuyo término está el humedal.
El alcalde de Villafranca dice que ellos tienen derechos sobre el agua del río Gigüela, y que si han hecho uso de ese derecho nadie les puede acusar de "robo"
Perfecto. Sólo que es una manera cobarde y mezquina de actuar. Si el primel edil de Villafranca quiere agua para la laguna que hay en su localidad que la solicite a los organismos pertinentes, y si se la conceden, que hagan uso de ella. Pero me temo que, una vez más, este tipo de personas que están acostumbrados a coger lo que les place saltándose a la torera las leyes ha actuado con la desvergüenza que les caracteriza. Habría que decirle que por culpa del "honor" se han realizado ya demasiadas barbaridades. ¿Por qué no recurre a la ley? A ella no debemos remitir todos, ya que es lo que hacemos los que eso del honor nos sabe tan rancio.
¿Se depurarán responsabilidades?

Otra. Varias asociaciones ecologistas han criticado al actual director del PN Las Tablas de Daimiel de estar llevando a cabo una serie de acciones que degradan más si cabe el lamentable estado de las Tablas. A saber: poda indiscriminada de tarayes en época de nidificación; siega de carrizo y abandono en en suelo lo que colmatará e impedirá que cuando entre el agua corra, se estanque y corrompa; uso de maquinaria pesada en esas labores; etc.
Si los ecologistas dicen la verdad, y en lo que respecta a los tarayes es cierto, se les ha dado una poda exagerada, brutal.
¿Necesaria? Se han cortado ramas muertas de gran tamaño que podían venirse abajo en cualquier momento. Se ha hecho la poda en el bosquete de tarayes que es un sitio frecuentado por mucha gente y que éstas aprovechan para sentarse, subirse a hacerse fotografías, en fin quizá no es tan grave el asunto.
Otra cuestión que se critica es que se esté abandonando el carrizo segado en los mismos lugares en los que se corta. Esto es muy fácil de constatar llendo al parque y observando si permanece allí, ya que  el director del parque lo niega y alude que se está triturando y almacenándolo para usar como abonos en los campos colindantes.
Si se critica el uso de maquinaria para el remolque de los componentes segados deben proponer cúales son, según sus criterios, los medios más adecuados para entorpecer lo menos posible el discurrir natural del parque.
Por su parte el director del parque Carlos Ruiz de la Hermosa se defiende diciendo que las actuaciones son las correctas y que las asociaciones ecologistas no tienen conocimiento de lo que están hablando.
Una más. Hoy, 21-5-09 se han desarrollado unas charlas en la que han participado varios especialistas en humedales. Resulta difícil de digerir que un tema tan especial como el de los humedales no se haya abierto a cualquier  organización o persona interesada en el tema y nos tengamos que enterar por la prensa de ese acto el mismo día que se celebra.
¿Con qué fin se hizo, a quién iba dirigido? Tan absurdo o más resulta  que teniendo en la localidad un edificio emblemático como el que acoge al Centro de Interpretación del Agua y los Humedales Manchegos (CIDAHM)en el que también se encuentran las oficinas del propio Parque Nacional los ponentes han sido citados en  un polígono industrial de la localidad para dar esas conferencias.
Otra. En "El País" 21-5-09 viene una noticia muy interesante.