6 dic. 2011

Molinos Hidraúlicos.

La zona que abarca desde el nacimiento del Guadiana y el entorno de  Las Tablas hasta la fortaleza de Calatrava la Vieja llegó a contar con  14 molinos hidráulicos.
Las imágenes que se muestran son los restos de aquellos ingenios que no sólo permitían la molienda del grano que hasta sus ruedas llegaba sino que cumplían otras funciones vitales.
En las zonas del río que por las características del terreno el agua quedaba embalsada se aprovechaba la bajada del agua durante la época estival y se construían estos edificios sobre el  cauce natural del río. La imagen superior muestra el cauce que llevaba el agua hasta el molino de Griñón.
Estas edificaciones se realizaban paralelas a los puentes que ya existían para el trasiego de viajeros, ganados y carruajes. Se aprovechaban los ojos del puente por los que siempre corría el agua, o  se canalizaba parte del río hasta los canales del molino.
Una de las medidas que se tomó cuando se decidió desecar los márgenes de los ríos manchegos fue destruir los molinos hidráulicos ya que sus sistemas de presas y compuertas permitían pasar una cantidad determinada de agua de tal modo que se mantenían inundados buena parte de los terrenos colindantes, agua que siempre era necesaria en los calurosos meses de verano en el que el nivel de los ríos bajaba mucho; agua que mantenía unos ecosistemas extraordinarios por su riqueza vegetal y faunística; agua que sobraba a los políticos,  terratenientes,  capitalistas y agricultores de la época  que vieron una manera fácil de ganar terreno al río y sembrar en esos nuevos campos, pongamos, por ejemplo: cebollas. Otra medida disparatada que se tomó en contra del recorrido natural de los ríos fue la de abrir canales artificiales más profundos que los cauces  y dirigir por ellos el agua que tendía a desbordarse. La imagen superior muestra, a la izquierda, el río Guadiana, una vez pasado el molino, y su cauce zigzagueante adaptándose al  carácter del terreno ondulante de esa zona, a la derecha se aprecia el canal rectilíneo que se realizó.
Hoy no hay vuelta atrás en la destrucción que se llevó a cabo. Uno de los mayores  atentados en contra de la naturaleza que se ha llevado a cabo en este país. No obstante, gracias a la lluvia caída estos  años pasados y presente el río Guadiana, aunque con el agua prestada del río Azuer, presenta un aspecto a la altura del molino de Griñón, como muestran las imágenes tomadas esta misma mañana, muy similar a como debió ser en sus mejores tiempos.